La Vacumterapia:

es un tratamiento reductor y movilizador de tejido adiposo. Un excelente tratamiento para reducir la celulitis y la grasa acumulada. El tratamiento mejora el sistema de circulación sanguínea y linfático; expande el tejido graso y acelera la eliminación de desechos permitiendo que la piel se vea tersa y suave. Es el tratamiento ideal para tratar adiposidades localizadas, celulitis edematosa y celulitis fibrosa.
Durante sus sesiones de Vacumterapia, un equipo de la más alta tecnología, recorrerá su piel aplicando succión a través de la zona a tratar. La succión puede ser continua o intermitente, el tipo de tratamiento puede variar según su tipo de piel y el objetivo del tratamiento

¿Cuáles son los Resultados y Beneficios de la Vacumterapia?

 

  • Reduce abdomen.
  • levanta glúteos.
  • Elimina grasa localizada.
  • Moldea tu figura.
  • Tonifica piel y musculos.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Promueve el drenaje linfático.
  • Promueve la producción de colágeno.
  • Promueve la reducción de las celulitis.
  • Promueve la relajación muscular.

GIMNASIA PASIVA:

ELECTROESTIMULACION MUSCULAR:

 

Hoy en día, la gimnasia pasiva ya no es exclusiva de tratamientos médicos o de los deportistas que buscan aumentar su rendimiento o fortalecer su cuerpo; por fortuna, este sistema ahora beneficia a todos aquellos que quieren lucir y sentirse siempre bien.
Para empezar, cabe resaltar que la gimnasia pasiva se basa en un sistema de electroestimulación que opera mediante un equipo encargado de generar impulsos eléctricos que a través de electrodos conductivos son transmitidos a cada uno de los músculos de tu cuerpo.

Este proceso lo que permite es copiar la señal que transmite el cerebro que hace que los músculos se muevan, de esta forma el estímulo se vuelve contracción; es una tecnología cero ofensiva para el organismo, además, actúa en tu cuerpo como si verdaderamente acudieras al gimnasio. Según varios traumatólogos expertos, la gimnasia pasiva por medio de la electroestimulación es muchas veces más efectiva que el mismo entrenamiento en gimnasio, esto gracias a que es mucho más enérgica, contrae la musculatura. y también gasta tu propio ATP. (CALORIAS)
Por su parte, emplea aparatos con electrodos encargados de fortalecer y tonificar los músculos a través de pequeños impulsos eléctricos parecidos a los que el cerebro emite, esto estimula el movimiento involuntario de cada uno de los músculos y se pueden cambiar la intensidad según lo que busques conseguir.

  • Se encarga de consumir la grasa y aumentar a su vez la masa muscular, lo que claro, deja como resultado una mayor firmeza que combate la flacidez.
  • Es igual y hasta mejor que ir al gimnasio, tienes buenos resultados y no son solo estéticos, se producen cambios reales que garantizas una buena calidad de vida.
  • Ofrece también rehabilitación, pues la estimulación muscular artificial permite reeducar todos los músculos y también previene la atrofia de los mismos después de largos periodos de inactividad.
  • Mejora favorablemente la circulación sanguínea y linfática.
    Cuenta además con efectos antiinflamatorios y combate saludablemente la rigidez de los músculos y su anquilosamiento.

MASAJE Y DRENAJE LINFÁTICO:

El drenaje linfático manual es una técnica que se realiza con las manos a través de movimientos muy suaves, lentos y repetitivos que favorecen la circulación de la linfa, mejorando así cuadros edematosos, inflamaciones y retenciones de líquidos orgánicos.  El sistema linfático colabora estrechamente con el sistema inmunológico, por lo que el drenaje linfático manual mejora de manera general el estado de salud y ejerce un papel muy beneficioso en el sistema nervioso, además de tratar específicamente tratamientos estéticos para bajar de peso y disminuir tallas, además de reforzar el sistema inmunológico.

¿Qué es la linfa y cómo funciona el sistema linfático?

El sistema linfático es un sistema de conductos que discurre de manera paralela al sistema circulatorio, sólo que en lugar de transportar sangre, transporta linfa, un líquido blanquecino capaz de movilizar moléculas muy grandes, como las proteínas. 

En nuestro cuerpo existe una movilización de líquidos cuyo equilibrio es sumamente importante para la correcta nutrición de las células. Cuando comemos, los nutrientes tienen que desplazarse por el organismo hasta llegar a las células. Para que la célula pueda “comer”, estos nutrientes se mueven dentro del líquido intercelular (o intersticial), que es el espacio donde se produce el intercambio de sustancias, es decir, lo que entra en la célula y lo que la célula expulsa.

El papel de la linfa es transportar el líquido sobrante, que contiene sustancias de deshecho, hasta el sistema circulatorio, hasta la sangre, para que el organismo pueda desprenderse de esos deshechos.